miércoles, 1 de febrero de 2012

Vosotros tenéis los relojes, pero yo, yo tengo el tiempo...

Otra vez estoy tirado en el suelo de mi habitación. Desde aquí la perspectiva siempre es mejor. Siempre vuelvo aquí para meditar y intentar averiguar porque me sorprendo ante las mentiras que la gente vive. Todos vivimos dentro de una burbuja, y dentro de ese toxicosmos donde sentimos la seguridad de lo que nos es familiar nos auto-proclamamos dueño y Señor del mundo entero. Ya no puedo fingir ni que me asombra ni que me deja de asombrar. Es eso de "y otra vez la historia se repite"... otra vez las mismas poses, la misma fatídica falta de originalidad y sobre todo, la misma mentira rubia. Demasiado influenciados por las películas, diría yo, por el veneno de los guionistas de Hollywood y por el miedo a mostrar la verdadera personalidad. Por el camino arañáis las caras de aquellos que os gustan, se la arrancáis y os la ponéis, porque eso también pasa en las películas, y en los libros, y en la poesía; y en el carnaval de Venecia os sentís mas seguros porque lleváis una mascara, pero lo que no sabéis es que una mascara dice mas que una cara, y aunque os creáis únicos e irrepetibles, la mascara que lleváis es la mas usada en este carnaval de poses, fachadas y demás mentiras elementales.

Otra vez estoy tirado aquí, riéndome de mi, y diciéndome eso de "y otra vez la historia se repite". Es muy divertido ver como la languidez domina a las personas, esas que se creen tan especiales que ni siquiera se dan cuenta de que no son nada mas que una copia pirata de otros descargada por megaupload.  

Yo soy yo, y sin embargo acabo sentenciado. Soy yo en tus pezones, en tu vagina, en las noches de desenfreno y bajo el frió cielo de las pasiones equivocadas; en la tibiedad de otros labios lascivos y en la incertidumbre de un amor residual, soy yo, sentenciado y golpeado, caminando por el pasillo de piedra iluminado por el purpura de mis moratones brillando en la oscuridad. 

Cuando cambias tu manera de mirar las cosas
las cosas a las que miras, cambian...

9 comentarios:

Mónica dijo...

Mira que te enfriarás con el frío siberiano. Cálzate por lo menos un aislante...
Es una canción muy buena, pero quizá no para las tres de la tarde.

Route 66 dijo...

es una canción genial Monica, y la puse porque la letra podría ser la continuación del texto, aunque siempre caigo en el error de que la gente va a entenderla solo porque yo la entiendo... quizás debería poner la música subtitulada ¿no?

Mónica dijo...

no hace falta traducir esta letra, no se lo que dice pero la siento...

Mónica dijo...

mas que la letra y la voz es la melodía, es la paz

nadiuss dijo...

Waau... Cuantas veces m habria gustado a mi decir eso tan claro, pero mis "dotes cerebropalabrales" ( jaja) solo me permitian mostrar la ira que me producen aquellos con mascara en la cara, aquellos cn una imagen que no es, aquellos q conoces en la intimadad como personas sensibles y q a los ojos de la gente se hacen edificios enormes, esbeltos, robustos, pero por dentro podridos... Odio, cuando alguien es capaz de meter la pata en cualquier frase de su conversacion y desvelar claramente la poca personalidad q les acompaña en su dia a dia, la mascara, el disfraz o el rostro que necesitan mostrar, inexistente a la realidad

nadiuss dijo...

Tus textos me hacen pensar! Joder!
Me gusta!

Sofía Garzón dijo...

Lo extraño. Saber de Usted así...vaya que extraño...Un beso de luz y hasta siempre.

-Big.Small.Big.Small- dijo...

Es eso lo que tienes, que tus textos no dejan indiferente, y conseguir eso, creo que es lo más perfecto!

Un saludo

Route 66 dijo...

sois demasiado amables conmigo, de verdad... gracias!!!