viernes, 24 de diciembre de 2010

Nuestras huellas dactilares no se borran de las vidas que tocamos...


Y tampoco se borran las huellas de quien nos toca, aunque sea levemente, aunque hayan pasado rozando nuestras mejillas como una suave brisa que trajo un sutil aroma que se clavo en lo mas profundo de nosotros. A veces parece que podemos divisarlos a lo lejos, esas personas de emociones leves, que por una razón u otra nos tocaron y nos derribaron con un débil soplido como si fuéramos un castillo de naipes... Caminamos por la calle, y nos giramos porque parece que están allí, agazapados en las sombras, o caminando tras nosotros, o cruzando la calle o mirando un escaparate, y es que a veces, un efímero momento puede llenar toda una vida...


5 comentarios:

Aloha dijo...

Tete.... eres grande.

Balovega dijo...

Lindo día de Navidad...

Paso a darte un gran besote y decirte

!! FELIZ NAVIDAD AMIGO !!

Muakkssssssssssss

Willy dijo...

El pasado es lo único q se puede mirar pero no tocar... Feliz Navidad, un abrazo grande!

Alex Lamas dijo...

Un texto muy bonito, feliz navidad!

Mónica dijo...

Qué bien olían las gomas de borrar de marca Milan aún me acuerdo del colegio. Parecían de nata...
A mí eran las que mas me gustaban.
Pero que tiene que ver esto con tu texto? Así quizá la última frase que has escrito!