martes, 8 de marzo de 2011

211 velas...



Porque hoy soy el dueño de mis actos salvajes, el rebelde sin causa, 
porque mis palabras no os afectan y porque yo ya os olvide, porque los días son 
cortos y las noches muy largas, por todos los momentos que no vivimos y 
porque me da igual, por vuestras lagrimas y por mis abrazos sin motivo,
porque os marchasteis en busca de algo mejor, por vuestra nueva vida, porque
me echáis de menos, porque ya no quiero veros mas, ni menos de lo que toca,
por todos los caminos por recorrer, porque estoy cabreado, iracundo y airado, 
porque hay un mundo mejor, porque el mundo es como es y por como 
podría ser, porque me siento vivo, porque la música algun dia dominara el 
mundo, por que mis pies ya no estan descalzos y por que no tengo frío,
porque existe gente buena en el mundo, porque me gusta una buena cerveza 
fresquita, por la vida por vivir, por la distancia que nos separa y por el cielo que
nos une, porque la carretera no se acabe nunca, porque la libertad no tiene 
precio, por el Jazz, el calor, el color, rojo, por la tranquilidad, la duda y el 
disimulo, por mi desahogo, por la pleitesia, por Bob Dylan (Thomas), por el iTunes, su
sonrisa y su ocho, por que la locura nos salvara, por un gemido, una lagrima y
 una felicidad inventada, por lo irrepetible, el camino y las sensaciones, por la 
¡venganza! la serenidad y la certeza, por la ternura y la crueldad, por el océano,
por el (lo mejor del) sexo y mi anhelo, por el rock&roll y el delicioso veneno de 
la verdad y el desencanto, por terminar la experiencia y el descanso del vértigo,  por 
mi rescate, mi atracción, mi miedo al comienzo, por mi (nuestra) (vuestra) ¡libertad! 
porque me da la gana!!!



Publicado el   1 de Septiembre del 2009
re-editado  el 8 de Marzo de 2011


1 comentario:

Mónica dijo...

Es cosecha tuya?
Sea o no sea es precioso.