sábado, 22 de enero de 2011

No hay grito de dolor que no tenga al fin por eco, una alegria...